Entrevista con Sergio Ramos

Sergio Ramos, Real Madrid v Deportivo La Coruna

En menos de un año ha pasado de jugar en Segunda B a debutar con el Sevilla en Primera, contar entre las posibles caras del Madrid para la próxima temporada y ser convocado por Aragonés para la selección. Con 18 años es el más joven del Sevilla, pero muestra una gran madurez. Su secreto: “No olvidar de dónde vengo”. Y una naturalidad sin malicia, igual que la desinhibición con que se muestra en esta entrevista. Es Sergio Ramos, la revelación de la Liga, el último descubrimiento de Caparrós.

Vaya año, ¿no? Debut en Primera División, en la selección sub-21, en la selección absoluta, el interés del Real Madrid, el del Manchester…

—Para mí ha sido un año inolvidable y sobre todo con todo lo que ha pasado últimamente, que han sido cosas que no han parado de sonar, como el interés del Madrid y de clubes de gran nivel, que te llena de orgullo que se interesen por ti, pero ahora mismo en lo único que pienso es en lograr algún título con el Sevilla y permanecer aquí.

—El presidente Del Nido dijo en su día que si llegaba una buena oferta para el Sevilla, estaba en venta hasta Jaime, el utillero. ¿Le sitúa eso más cerca del Real Madrid?

—El destino de uno nunca se sabe. El Madrid es un gran club, pero mientras mi afición, mi presidente y mi equipo me quieran no tengo ningún inconveniente en seguir en el Sevilla porque aquí me han permitido ser futbolista.

—Hace unas semanas el Sevilla blindó su contrato y le hizo profesional, curiosamente coincidiendo con el interés del Real Madrid. ¿Aceleraron estos rumores su paso a profesional?

—No, para nada; era algo que ya estaba previsto cuando renové. Tenía unas cláusulas por objetivos al cumplir una serie de partidos y lo único que se ha adelantado ha sido por un partido. Es de agradecer que el club pusiera eso en su día para atarme.

—Su número preferido siempre ha sido el siete, hasta tal punto que lo lleva tatuado en el brazo junto a las iniciales de sus padres. En el Sevilla no ha podido lucir ese dorsal a la espalda, e imagino que es consciente de quién lo lleva en el Madrid…

—Sí, lo lleva Raúl, y sería complicado llevarlo. Es mi número preferido; en el Sevilla lo tiene Carlitos y mientras que sea así me tendré que buscar otro.

—¿Qué le parece a usted que digan que Ronaldo está gordo?

—Qué alegría de gordura esa. Pues nada, yo quiero un gordito de esos en mi equipo, porque si está gordo y te mete 30 goles en la Liga, ¿qué más quieres?

—Debut en Primera, clasificación para la UEFA, la sub-21… Si tuviera que quedarse con una cosa, ¿que sería?

—Personalmente me quedaría con mi debut en el Sevilla porque era algo con lo que había soñado desde pequeño y sobre todo que llevaba esperando muchos años. Caparrós me dio la oportunidad de debutar la pasada temporada en La Coruña y eso no se puede olvidar.

—Los rivales dicen que el equipo de Joaquín Caparrós es el conjunto más ‘pesado’ de la Liga de las Estrellas.

—El Sevilla es un equipo muy competitivo, formamos un gran bloque con una plantilla muy amplia y la verdad es que debe ser complicado tener de rival a un equipo tan trabajado como el de Caparrós.

—¿Dónde está el secreto de Sergio Ramos?

—Siempre he tenido muy claro de dónde vengo. Desde pequeño siempre he confiado en la gente de mi entorno, mis padres, mis abuelos y mi hermano, que siempre están encima de mí para que no se me suban los humos. Y también es parte del secreto seguir trabajando día a día, porque como yo hay muchos jugadores y al final se acaban perdiendo. Hay que seguir trabajando para que la gente siga hablando de ti y sigas subiendo peldaños.

—Su ídolo fue el alemán Bernd Schuster. De hecho, en Camas, su pueblo, le conocían así.

—Schuster me gustaba mucho, y como yo tenía el pelo largo como él, todo el mundo me llamaba Schuster en lugar de Ramos.

—Hace poco coincidió con el ex jugador del Barcelona y Real Madrid cuando el Sevilla se enfrentó al Levante. ¿Por qué no se hizo esa foto que soñaba junto a él?

—Cuando lo vi en el Sánchez Pizjuán, me impresionó un poquito y tuve timidez para saludarlo, pero en el encuentro de vuelta no se escapa: me haré un par de fotos junto a él.

—¿Mira uno de reojo al palco cuando sabe que Sacchi y Butragueño le están ‘espiando’ para ficharle?

—Para nada. Cuando uno está dentro en el campo se olvida de todo lo que le rodea para centrarse en el balón y en su equipo. Ante el Madrid me salió un partido bastante bueno y espero que me salgan muchos igual por el bien del Sevilla.

—¿Se ve en la prensa bajo la denominación ‘galáctico’?

—No, qué va, yo soy muy humilde para ser ‘galáctico’, pero si estoy empezando en esto del fútbol… Con salir en la prensa de Sevilla ya está bien.

—Además, así se ahorra tener que comprarse el Ferrari…

—Yo no pienso en coches, es algo que me gusta, pero hoy día lo mejor es invertir en ladrillos, que es lo que te puede dar frutos. Un coche, tal como lo sacas ya le has perdido dinero, aunque ojalá me pueda permitir algún día un buen coche.

—Sea sincero. ¿Hay alguna mujer que le traiga de cabeza?

—Hay una que me encanta, que es la actriz Sandra Bullock. Me gustaría poder conocerla algún día.

—Pues imagínese que se queda encerrado en un ascensor con Sandra Bullock. ¿Que pasaría por su cabeza?

—Ojalá; pediría que tardara mucho en volver la luz o incluso me encargaría de parar yo mismo el ascensor.

—¿Usted es de los que piensan que no es bueno mantener relaciones sexuales antes de un partido?

—He tenido un poco de todo. Por un lado tener sexo antes de un partido y otras nada de nada, y no creo que eso influya a la hora de jugar, por lo menos a mí. Si tengo que hacerlo el día antes de un partido, lo hago, y más aún después de ver las chicas que salen en interviú (risas).

—¿Es posible el sexo sin amor?

—Sí, como está el mundo cada vez es más normal practicar sexo sin amor.

—Se hablaba hace poco de que Sergio Ramos iba a ser pronto el lateral derecho de la selección española absoluta. ¿Cómo se lleva eso siendo el más joven del Sevilla y sin que se haya aún cumplido un año de su debut?

—Eso son palabras mayores y que digan eso es una alegría, una satisfacción, pero hay que estar tranquilo, dejar al margen esos comentarios y seguir trabajando.

—¿Alguna vez imaginó que todo esto llegaría tan pronto?

—No, para nada. Todo ha surgido muy rápido, es un sueño. Por ello la gente de mi entorno se ha encargado de llevarme bien, porque ni se imaginaban que todo esto fuera tan rápido. Ya estoy aquí. Ahora lo importante es mantenerse.

—¿Qué cambiaría si fuera presidente del Gobierno?

—La delincuencia, que cada vez es más abundante, y sobre todo el tema de las drogas, que la juventud cada vez las consume con más frecuencia, sobre todo con menos edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *